Una flor hermosísima: la fe

“Cuando surge la adversidad, debemos pensar: “Esta es una oportunidad excelente. Si puedo tener determinación en esta circunstancia difícil, atraeré el corazón de Gurudeva de tal modo que no podrá abandonarme.” Ese sentimiento que surge en medio de una condición miserable, dice Gurudeva, es como una flor muy dulce y suave que florece en medio de un desierto árido y seco. Una flor hermosísima: la fe. Es un sentimiento que crece en medio de rocas y arenas, pinchos y dificultades. Esa flor solitaria que crece en mitad del desierto es más valiosa, más atractiva y más poderosa que cientos de flores juntas en una pradera o lugar fácil. Y Gurudeva ha venido a este mundo a buscar esa clase de flores. Las flores del desierto se ven más y poseen una fragancia especial. Y Gurudeva se siente muy atraído hacia ellas. Gurudeva dice que esto puede ocurrirnos en cualquier momento. Cuando aparece este desierto en medio de la alegría, no es debido a ningún aparadha, sino que es algo que Gurudeva y Krishna consideran que es de ayuda para nuestra vida. En cualquiera que sea la condición en la que te encuentres, ten siempre presente tu meta: el servicio de Radha y Krishna. Avanza siempre sin detenerte y haz todo por el amor de Radha y Krishna. Haré esto por el amor de Radha y Krishna, dejaré esto otro por el amor de Radha y Krishna… No tengas muchas metas, porque entonces tus esfuerzos serán débiles. Mantén la vista fija en el objetivo.”

– Sríla Paramgurudev Bhaktivedanta Narayan Gosvami Maharaj-