HARE KRISHNA HARE KRISHNA KRISHNA KRISHNA HARE HARE
HARE RAMA HARE RAMA RAMA RAMA HARE HARE

En estos tiempos, el agua, el aire, y prácticamente todo está contaminado. Los océanos se contaminan con sustancias que envenenan a los peces y a quienes los comen, y los insecticidas que acaban con los insectos envenenan los cereales y a quienes los consumen. Del mismo modo, las vibraciones sonoras materiales contaminan y envenenan la atmósfera. Los insultos, las críticas, las peleas, y, de hecho, cualquier vibración material, contamina las mentes, los sentidos, y los corazones de todos los habitantes del planeta. No obstante, podemos contrarrestar esta contaminación y el sufrimiento que se deriva de ella mediante la recitación o el canto del mantra Hare Krishna:

Hare Krishna Hare Krishna Krishna Krishna Hare Hare
Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare

Cuando tira una piedra a un gran lago, las olas que se crean llegan a todas las orillas. En este universo ocurre algo similar: cuando alguien recita o canta “Hare Krishna Hare Krishna Krishna Krishna Hare Hare Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare“, produce innumerables olas de vibración espiritual. Estas olas lo alcanzan todo -hasta el final del mundo-, se mueven de un lado a otro y purifican el universo entero.

El Señor Krishna es inconcebiblemente poderoso. Él puede crear el universo en un instante, destruirlo después, y luego volver a crear ilimitados mundos. Él ha investido toda Su misericordia, Su poder, y Su opulencia en Sus nombres, y, por consiguiente, Ellos también son ilimitadamente poderosos. Los Santos Nombres viajan a una gran velocidad por todo el universo en forma de vibraciones sonoras, y de esa manera lo purifican todo y hacen que la contaminación vaya gradualmente desapareciendo.

Los animales, los árboles y las plantas no pueden hablar ni entender nuestro idioma, pero todas las criaturas del universo -no sólo los seres humanos- son afectadas por el poderoso Santo Nombre, tanto si son conscientes de ello como si no. Igual que una persona pone la mano en el fuego (ya sea consciente o inconscientemente) se quema, los Santos Nombres inspiran y purifican a todos los seres vivos. Todos se vuelven afortunados cuando oyen hablar de Krishna, y hasta las criaturas de la selva se liberan gradualmente del sufrimiento.

Si cantamos en voz alta, nuestros sentidos se purificarán, los recuerdos tristes se desvanecerán y ya no querremos criticar a nadie. Mediante esfuerzos materiales no podemos controlar los pensamientos desagradables y dañinos que surgen en nuestras mentes, pero esos pensamientos pueden ser fácilmente conquistados mediante el canto. Gracias al canto, poco a poco nuestros corazones se limpiarán y comprenderemos que nuestro verdadero interés es el alma de todas las almas: el Señor Krishna. Y por servirle, no sólo nos beneficiaremos a nosotros mismos, sino al mundo entero.

(Su Divina Gracia Srila Bhaktivedanta Narayan Goswami Maharaja)